Endoscopia Gastrointestinal

La endoscopia digestiva alta es un examen visual de la mucosa del esófago, estómago y duodeno, también llamada Panendoscopia. Para realizarla hay que introducir una sonda flexible (endoscopio) a través de la boca. Por medio de esta sonda óptica, el médico podrá ver cualquier anomalía como úlceras, pólipos o tumoraciones. Si es necesario, en el curso de la exploración se tomarán pequeñas muestras de tejido (biopsias) para examen microscópico, sin causarle dolor.

 

A través del endoscopio también es posible efectuar algunos tratamientos, entre ellos se encuentran la dilatación de zonas estrechas del esófago, estómago o duodeno, la extracción de pólipos o de objetos que se haya tragado y el tratamiento de hemorragias de úlcera, mediante inyección de substancias o por aplicación de calor (electrocoagulación).

 

Preparación

Para tener una buena visión, es necesario que el estómago esté vacio, por lo que no debe comer ni beber nada desde 8 horas antes de la exploración. Si ha de tomar algun medicamento, coméntelo con su médico; en general no debe tomar productos que contengan aspirina, desinflamatorios, anticoagulantes, ni prepados de antiácidos en suspensión o hierro, por lo menos en el período de ayuno previo a la exploración.

 
Endoscopia | Dr. José Isidro Minero Alfaro

¿Cómo se desarrollará la exploración?

El médico y la enfermera explicarán el proceso y responderán a sus preguntas. Hágales saber si se ha sometido con anterioridad a alguna otra exploración endoscópica, o si ha presentado alergias o reacciones a algún medicamento. Se le pedirá que firme la autorización para que se le practique la endoscopia y los tratamientos de ella pueda derivar. Se le pedirá que se ponga bata hospitalaria y se quite las gafas o lentes de contacto y dentaduras postizas.

 

Se le administraran medicamentos sedantes a través de la vena para que quede somnoliento y relajado. Una vez acostado sobre su lado izquierdo, el médico introducirá el endoscopio a través de su boca hacia la garganta, en donde se le pedirá que dé un trago para facilitar el paso del endoscopio al esófago. Se le colocará una pieza en la boca para proteger los dientes. El endoscopio no le dificultará la respiración ni le provocará dolor, es necesario que aspire aire por su boca y deje escurrir la saliva mientras se desarrolla la exploración. La exploración durará de 5 a 15 minutos.

¿Riesgos?

Son raras las complicaciones derivadas del estudio, incluyendo reacciones a los medicamentos, hemorragia y aún más rara la perforación del intestino, (menos de 1 por cada 1,000 exploraciones), pero en caso de presentarse pueden requerir tratamiento urgente, incluso una operación. Los riesgos son ligeramente superiores si la colonoscopía se emplea para efectuar un tratamiento como la extirpación de pólipos.